Cargando


Zapalinamé, corazón de Saltillo



En 1996, la sierra de Zapalinamé fue declarada como área natural protegida.

Ubicada al sureste del estado de Coahuila de Zaragoza, ocupa parte de los municipios de Saltillo y Arteaga.

Sus más de 50 mil hectáreas representan no solo el hogar de especies como el oso negro, el venado cola blanca y la cotorra serrana, sino también es una invaluable fuente de servicios ambientales a las zonas conurbadas. Su relevancia data de finales del siglo XVI, cuando se fundó la ciudad de Saltillo, y, desde entonces, le provee agua.

Alianzas para un mejor mañana

Mantener esta zona no ha sido tarea fácil. Incendios y expansión urbana son sus principales retos. Y ante la imperante necesidad de conservación, desde 1988, Profauna, asociación civil, comenzó labores dirigidas a proteger la sierra de Zapalinamé.

Mediante la educación ambiental y del óptimo manejo del ecosistema, la institución ha integrado diversos programas a lo largo de más de 25 años.

Alianzas para un mejor mañana

Ante el interés de compartir el cuidado del medioambiente y su biodiversidad, SíMiPlaneta se unió a este proyecto, para reforestar 20 mil 625 árboles en 50 hectáreas de la sierra de Zapalinamé.

“Buscamos propuestas como la de SíMiPlaneta, las gestionamos y coordinamos la labor con los ejidatarios y habitantes locales. No solo buscamos el beneficio ambiental, sino también el social porque, con estas acciones, la comunidad puede obtener un empleo temporal y, así, los recursos económicos la benefician”, señala José Efraín Ramírez, guardaparque de Profauna.



Para decidir hacia dónde se dirigirán los esfuerzos de reforestación, Sergio Marines, director de Profauna, explica que es imprescindible realizar estas acciones en áreas impactadas por el ser humano, hábitat de especies que deben protegerse.

SíMiplaneta

Clave del éxito

Pino cembroide y pino pinceana son algunas de las especies a reforestar en este proyecto. Su característica endémica ayuda a regenerar la flora en estas hectáreas y aumenta el éxito de la reforestación. Y, como parte del equilibrio ecológico, la fauna hace uso de ella en su alimentación y refugio.

Este ambicioso proyecto en el noreste de la república mexicana se suma a la lista de acciones que SíMiplaneta fomenta en el país.