Cargando

¿#SíMiPlaneta


Y en la ciudad, ¿somos tan verdes como decimos?


Tortuga formada por plásticos tirados al mar

El ritmo acelerado de las ciudades, principalmente de la Ciudad de México, no solo ejerce presión sobre nuestra salud mental y física, sino que envuelve nuestros hábitos en una urgencia de inmediatez.
Comer práctico y rápido, transportarnos a todos lados de manera eficiente y llevar con nosotros la menor cantidad de objetos para facilitar la movilidad, produce efectos negativos en nuestro planeta.


A veces es más sencillo comprar una botella de plástico en medio del tránsito, o una comida para llevar en recipientes desechables o tomar un taxi para llegar a tiempo, pero no es lo recomendable.

¿Cómo ser sustentables en medio del caos y la prisa?

Tortuga nadando en mares de plástico

The New York Times publicó un artículo para invitar a la población citadina a sumarse a las acciones verdes. Podría sonar trillado, pero, aunque son labores pequeñas, pueden sumar mucho en nuestro día con día.

• Arma un kit de viaje. Al llevar siempre un juego de cubiertos y un plato, evitarás recurrir a muchos desechables.

• Busca contenedores de otros materiales. Granos, nueces, harina y jabón, entre otros, pueden almacenarse en envases de vidrio o metal.

• Adquiere productos de segunda mano. El blog My Plastic-free Life sugiere en internet productos de segunda mano, o adquirirlos en una tienda de artículos usados. De esta manera evitarás nuevos plásticos y empaques.

• Viste prendas de fibras naturales. Las sintéticas son un gran problema por contribuir a la contaminación con microplásticos. Elige prendas de vestir con telas de algodón, lana, cáñamo y seda.

Bolsa reusable que ofrece Farmacias Similares

• Hazlo tú mismo. Existen personas que han comenzado a fabricar su propia pasta dental, o bien, cremas corporales con bicarbonato de sodio, aceite de coco o aceites esenciales.

• Lleva siempre contigo una bolsa reusable. Recuerda que Farmacias Similares te ofrece una práctica bolsa para eliminar las de plástico.

Y esto, ¿realmente ayuda al planeta?

Por supuesto. La basura, como el agua, también cumple un ciclo. Al contaminar las calles de la ciudad y llenar las coladeras con plásticos y desechos, estos llegarán a flotar en un río o laguna antes de terminar en el mar. Los animales tanto terrestres como marinos sufren las repercusiones de nuestros malos hábitos. Tenlo presente: cambiar el panorama actual, está en nosotros. #MenosPlásticoMásVida.