Cargando


Superar desastres y salvar vidas

Alejandra Cervantes Neri
Tw: @lilly_alee


“Los desastres infligen sufrimientos atroces y pueden acabar en un instante con decenios de avances en materia de desarrollo”:

António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas.

Los desastres causados por los huracanes Nora, Grace, Olaf y el sismo de 7.1 con epicentro en Acapulco, Guerrero, dejan claro que los fenómenos naturales los vivimos a la orden del día.


Superar desastres y salvar vidas

Sin embargo, las estrategias de protección para salvar vidas y amparar a la sociedad, no han sido suficientes.


De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, la buena gobernanza del riesgo de desastres se mide por las vidas salvadas, la reducción del número de personas afectadas y pérdidas económicas.


Se calcula que, como resultado de la vulnerabilidad y la exposición a amenazas naturales, durante los últimos 20 años, más de 1.35 millones de personas han perdido la vida en el mundo, en especial, mujeres y niñas. También, más de 4 mil millones de habitantes se han quedado sin hogar, han sufrido heridas o tenido que recurrir a algún tipo de ayuda de emergencia después de los desastres.


Cambio climático, la clave


Las inundaciones son algunos de los fenómenos exacerbados ante el cambio climático

La ONU y demás organismos internacionales afirman que muchos de estos desastres se han agravado con el cambio climático y generado un impacto negativo en el desarrollo sostenible del planeta.


Huracanes, inundaciones, sequías, incendios y temporales de viento son algunos de los fenómenos exacerbados ante el cambio climático.


Las cifras son alarmantes:


  • El número de desastres se ha triplicado en los últimos 30 años.
  • Desde 2006, el aumento del nivel del mar fue 2.5 veces más rápido.
  • Más de 20 millones de personas al año abandonan sus hogares.

13 de octubre, fecha por la prevención


Demandar, como sociedad, el derecho a contar con mayores protocolos de seguridad

La ONU decidió designar el 13 de octubre como Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, con la finalidad de crear conciencia entre los gobiernos para tomar medidas encaminadas a minimizar los riesgos.


¿Y qué está en nuestras manos? Una prioridad: demandar, como sociedad, el derecho a contar con mayores protocolos de seguridad, realizar simulacros ante situaciones de catástrofe que ayuden a reaccionar de manera favorable y, sobre todo, evaluar nuestros consumos para no contribuir al avance del cambio climático.


Una vez más, la responsabilidad está en todos.